El proyecto para estadio UNO nos ha impuesto un gran desafío: reinterpretar el orgullo del hincha. El hincha de un club caracterizado por la hazaña, por los logros deportivos, por sus referentes, por su cualidad de sobreponerse a la adversidad, su épica. Deconstruir el orgullo de ser de estudiantes para poder proyectar en imágenes su ADN, los lugares en donde reside su identidad, la mística que lo envuelve y que inspira el sentido de pertenencia.

Todo esto cargado a su vez de la añoranza de estar re-habitando un espacio propio, un estadio que se re-inaugura después de 14 años de espera. Una cancha que tuvo sus años de gloria, sus proezas cumplidas que ocupan un espacio único en la memoria de todos los hinchas y cuyas vivencias albergan sus corazones. 

 

Ante este escenario dado, enfrentamos la misión de vestir el espacio, dotarlo de carácter. Buscamos que los valores identificados en la genética del Club estén presentes en cada pared y no solo desde los temas y los contenidos, sino también desde el estilo de representación con el cual se elaboró cada una de las ilustraciones y piezas de arte, graficando episodios gloriosos de la historia del club. Decidimos que cada pared del estadio hablaría y debería ser convincente.

 

A su vez, abordamos conjuntamente con arquitectos, la problemática de la organización espacial y la circulación, para la mejor definición de criterios que ayuden a distribuir, demarcar y enfatizar accesos para mostrar el camino y acompañar a las personas en su experiencia de uso del estadio, operando también sobre la señalización y la nomenclatura de los espacios.

 

Un capítulo aparte merece la armonía en la relación de la arquitectura con las piezas de señalización e identificación de sectores y servicios, atendiendo a esquemas de fijación y anclaje respetuosos de la arquitectura, acompañándola y enalteciéndola, y de los usos que el espacio propicia. A su vez, una cuidada selección de materiales nobles, de alta resistencia y durabilidad y sistemas de reproductibilidad simples y sustentables, con el acompañamiento de proveedores locales en todas las etapas del proceso.

 

La identidad de un club es muy compleja y difícil de analizar, pero sabemos que las personas abrazan, se aferran a sus símbolos, y se hacen carne de muchos factores intangibles, de un entramado de eventos y emociones que construyen la historia de su relación con el club. Y que a su vez se reconstruyen continuamente, ese entramado está vivo. Entenderlo, cuestionarlo y proyectarlo no fue una tarea sencilla. 

 

En el recorrido entendimos que cada persona siente lo mismo pero de maneras distintas. Recuerdos, anécdotas compartidas con sus padres, abuelos, amigos. La infancia, alegrías y tristezas, vivencias muy personales y ante eso, tuvimos que encontrar lugares comunes que representen a todos los hinchas. 

 

Entendimos que el estadio es su casa grande. El lugar al que siempre querrán volver. El lugar en el que fueron felices, y hoy pueden volver a serlo. 

 

Illustrations and digital art: Inplace
Branding & Symbology Restyling: Inplace & Proyectar
Wayfinding & Signage: Inplace & Proyectar
Photography: Inplace
Production and installation: CiberRótulos

siguiente proyecto

Santander

Santander